Borrar
Aficionados compran bufandas conmemorativas del Villanovense - Barcelona de 2015. E. DOMEQUE
Y lo han vuelto a hacer…

Y lo han vuelto a hacer…

Antonio Barrantes

Cronista Oficial de Villanueva de la Serena

Miércoles, 6 de diciembre 2023, 11:26

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Sí, lo han vuelto a hacer. La primera vez fue la visita de un gigante: el Barcelona, más tarde pasó por aquí el Sevilla. Jugar ante estos grandes del balompié patrio no es un encuentro más, la de un domingo cualquiera. Ni es una simple confrontación deportiva. El fútbol en nuestra sociedad es un sentimiento emocional al que damos rienda los días de partido, visto así, es algo privativo del aficionado, pero el fútbol tiene algo, algo que trasciende de su estrecho círculo, esto nadie lo pone en duda, para emerger como fenómeno social, el fútbol hace aflorar el sentimiento de pertenencia, de ser de… Lo vemos cuando se dirimen las grandes competiciones, en la calle, en los café, en las tertulias, en las audiencias televisivas, no hace falta ser aficionado ni entendido, para hablar, para sentir el fútbol; o ¿es que no nos acordamos de aquel, ya lejano mundial, en el que D. Andrés Iniesta nos despertó las ilusiones patrias y a aquellos deportista los elevó al Olimpo de la eternidad?

No muy lejano tenemos el recuerdo de la visita del Barcelona; diciembre de 2015. Miles de personas, de aquí y de allá, llegaron a la ciudad llenando de colorido nuestras calles y nuestras plazas, nuestro bares y nuestro estadio. Una fiesta no sólo deportiva, también social y, por qué ocultarlo, económica. Luego fue la visita del Sevilla, ahora es el «Betis» quien lo hace; gigantes del mundo del balón que permiten a un Club como el nuestro y a una ciudad como Villanueva ponerse en el centro mediático de todo el País. La singularidad de la confrontación entre dos Clubs tan dispares, con presupuestos tan distantes, el uno, el «Betis», un clásico de la alta competición nacional, el otro, el Villanovense, que compite tres escalones más bajo, son alicientes más que sobrados para las múltiples acreditaciones de la prensa encargada de hacer llegar el evento a todos los rincones patrios.

Si, los nuestros lo han vuelto a hacer; es algo que tenemos que agradecer los villanovenses a ese grupo de jóvenes deportistas, que con su humildad dentro de la vorágine desmedida que en nuestro país tiene el fútbol profesional, hacen que nuestra ciudad sea durante unos días foco de atención de todos, de la prensa deportiva y no deportiva, motivados por la visita al Estadio Municipal Villanovense del «Betis»

Es «er Betis» un Club sevillano, encuadrado en la primera división nacional, de raigambre, y son muchos sus incondicionales que siempre le acompañan, como lo han hecho recientemente en Almendralejo, y es a ese «Betis» al que veremos en Villanueva.

Ni el Barcelona primero ni el Sevilla después han venido a Villanueva por cortesía, lo que sería siempre de agradecer, vinieron como ahora viene el Club sevillano, por exigencia del guión que regula la competición: La Copa del Rey, a la que se llega por los méritos contraídos. Méritos propios de los nuestros que ganaron su billete en el terreno de juego. Luchando en un grupo donde la mayoría le superan en presupuesto. Hubo que salvar una eliminatoria previa, la inolvidable ante «Ibiza», para poder entrar en «el bombo» donde esperan los grandes en esto. No es una prebenda, es un logro deportivo.

Hagamos del evento una fiesta, la Villanueva abierta y hospitalaria no puede dejar pasar el encuentro sin demostrarlo, apoyando a los suyos que seguro lo dejarán todo en el terreno de juego; cortesía y reconocimiento al rival y nuestra mejor actitud acogedora a los cientos aficionados verdiblancos que animarán nuestras calles y plazas. No perdamos la perspectiva, es un evento deportivo que va a llevar el nombre de Villanueva por toda España. Una vez más, el «Villanovense» lo ha vuelto a hacer. Gracias.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios