Responsables del documental y asistentes a la exhibición en Villanueva. / AV

Un documental saca a la luz los entresijos del trabajo en el yacimiento del Turuñuelo

Dos villanovenses tienen un peso específico en este trabajo, como son Diego González, director del trabajo audiovisual, y la arqueóloga sther Rodríguez.

Soledad Gómez
SOLEDAD GÓMEZ

El yacimiento de Casas del Turuñuelo en Guareña, declarado Bien de Interés Cultural (BIC) en mayo del 2020, es uno de los hallazgos de los últimos años más destacados a nivel histórico y arqueológico en la región. Un yacimiento en el que se comenzó a trabajar del 2014 al 2018 y a partir de esa fecha se paralizó; retomándose el trabajo hace un mes. Todo un proceso que se ha hecho visible a través de un documental 'La habitación de los dioses' en el que mucho tienen que ver dos villanovenses. Por un lado, el trabajo audiovisual ha estado dirigido por Diego González, mientras las excavaciones a pie de campo han estado bajo el mando de la arqueóloga Esther Rodríguez, junto a Sebastián Celestino.

El documental ha sido presentado esta semana en el Teatro Las Vegas de Villanueva, mostrando la labor de estos cuatro años de trabajo en el conjunto protohistórico. Según Rodríguez, se trata del yacimiento tartésico más importante de la Península Ibérica donde, entre los muchos hallazgos realizados, aparecen unos restos humanos que reposan junto a una estancia oculta y con una antigüedad de 2500 años.

En el tiempo que ha estado parada la excavación, el trabajo se ha centrado en la documentación de todo lo hallado en este yacimiento, como es el caso del del mayor sacrificio de animales documentado en la I Edad de Hierro del Mediterráneo occidental. Se han encontrado 52 caballos y algunos animales más enterrados en el patio de la edificación; o los tejidos más antiguos de la Península Ibérica. Además, el yacimiento contiene la primera escultura de mármol apareciendo los pies y que conserva la policromía original.

El director del documental, Diego González, subrayó que «ha sido mucho más que un documental, ha sido una aventura maravillosa» con el que se ha pretendido contar «mucho más de lo que se ve en una excavación a simple vista».

Trabajos en laboratorio con algunos de los esqueletos encontrados en el yacimiento. / CEDIDA

La pretensión, dijo, ha sido la de acercar al público el trabajo de una forma didáctica, para que el espectador sepa qué se hace cuando se inicia una excavación, qué se hace con ese material y qué se puede averiguar con todo el material que se recopila. «Es rescatar quiénes somos y de dónde venimos», añadió.

Por su parte, el alcalde, Miguel Ángel Gallardo, destacó la importancia del trabajo hecho hasta ahora. Un trabajo que ya se ha reiniciado. Ha recordado que, en su momento, en 2014, «hubo dos personas, dentro de un gran equipo, que supieron contagiarnos ante algo desconocido.