Visita a las exposiciones de la Sala Rufino Mendoza de Villanueva. / S. GÓMEZ

El V Festival de Fotografía Analógica comienza con cinco exposiciones

Se prolongarán todo el mes y se complementan con conferencias y talleres impartidos por fotógrafos de prestigio.

Soledad Gómez
SOLEDAD GÓMEZ

La quinta edición del Festival de Fotografía Analógica 'Ricardo Martín' ha echado a andar y se prolongará hasta final de mes con actividades diversas. Las primeras han sido cinco exposiciones de fotógrafos y artistas consolidados en el panorama regional y nacional, que se reparten entre la Casa de Cultura y el Espacio Cultura Rufino Mendoza.

'Paisajes inventados' de Julio Álvarez Yagüe, se muestra en este último espacio, y propone una mirada hacia los lenguajes menos explorados dentro del amplio universo de la fotografía. Por una parte, no utiliza los medios mecánicos para la realización de imágenes fotográficas, pero sí los materiales del pasado más cercano de la foto analógica. Ello hace que se abra un vasto panorama lleno de posibilidades, solo limitado por la capacidad de imaginar.

Por otro lado, luce sus fotos J.M. Magano bajo el título 'Libres'. La obra está realizada mediante el proceso original de goma bicromatada en cuatricomía, que es una técnica procedente del siglo XIX. Actualmente, la serie consta de 15 obras de 60x80 centímetros.

La tercera muestra es 'A fuego lento', un proyecto personal de Joaquín Melero que está en curso desde 2016. Rompe las reglas establecidas y no sigue patrones. Además, va sufriendo cambios según va madurando «al igual que el curso de nuestras vidas», asegura el autor. Por otro lado, en la Casa de la Cultura dos socios de FotObjetivo muestran sus trabajos analógicos, titulados 'Mensajes' de Jesús González y 'Latencias' de José María Polo.

Ya durante el fin de semana, también José Manuel Navia impartido la conferencia 'Aristóteles y la cámara oscura', así como un taller llamado 'Entre la plata y el pixel; obsesiones compartidas'. Navia apuesta por una fotografía «con mucha literatura», tanto, que él mismo dice que su cámara es como un blog de notas, según uno de los impulsores del festival, J. J. Guisado.