Borrar
Mónica Calurano, presidenta de la Federación Española de Universidades Populares. HOY
«La mejor vitamina que puedo tomar cada día es la Universidad Popular»

«La mejor vitamina que puedo tomar cada día es la Universidad Popular»

REELEGIDA ·

Mónica Calurano acaba de ser reelegida para seguir al frente de la asociación durante otros cuatro años.

soledad gómez

Jueves, 2 de diciembre 2021, 22:07

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Comenzó trabajando como alfabetizadora tecnológica en la Asociación de Universidades Populares de Extremadura (Aupex), donde también es presidenta. Once años después, la Cultura y la Educación fueron las carteras que ocupó como concejala en el ayuntamiento de Villanueva de la Serena, hasta que la Universidad Popular (UP) la atrapó y, desde entonces, es su día a día.

–¿Cuáles son las claves para volver a obtener la confianza de todas las UP del país?

–Por un lado, el humanismo como principio básico que ensalza el talento de las personas y su valor, y un cambio en la mirada de nuestro trabajo, posicionándonos hacia grandes retos, pensando en grande. Pero también la creación y edición del Libro Blanco de las Universidades Populares, que representa un nuevo hito y una hoja de ruta desde donde planificar hacia un modelo de inteligencia colectiva, que nos posiciona como un movimiento útil para la sociedad.

–A nivel personal y profesional ¿qué supone para usted el hecho de haber sido reelegida?

–Supone una satisfacción enorme, ya que contar con la confianza del conjunto de Universidades Populares que forman parte de la Federación es la recompensa al esfuerzo, a la dedicación y a la entrega durante estos años. También lo siento como un premio que una puede recibir, como persona, como profesional y también, como miembro de la Corporación Municipal. Creo que de alguna forma contribuyo a hacer que Villanueva de la Serena ocupe espacios de relevancia nacional y con ello, siento que estoy respondiendo a la confianza que el Alcalde ha depositado en mí. Ser presidenta de un proyecto en el que he crecido profesionalmente, que contribuye a la transformación social de las personas, te puedo asegurar que es la mejor vitamina que puedo tomar cada día.

–¿Cuál ha sido el mayor reto conseguido en estos años?

–Destaco dos de forma especial; por un lado, el humanismo como principio básico que ensalza el talento de las personas y su valor, y un cambio en la mirada de nuestro trabajo, posicionándonos hacia grandes retos, pensando en grande. Pero también la creación y edición del Libro Blanco de las Universidades Populares, que representa un nuevo hito y una hoja de ruta desde donde planear y planificar, hacia un modelo de inteligencia colectiva, que nos posiciona como un movimiento útil para la sociedad.

–¿Cómo compagina la gestión de una UP de Villanueva y el de la Federación?

–Sobre todo, disfrutando de cada instante del día, contando con el apoyo de mi familia y amigos a los que le robo tiempo para trabajar con la intensidad que requiere uno de los proyectos para mí más importante de mi vida. Pero sin lugar a dudas, también, contando con equipos de profesionales que me conocen, me escuchan y con quienes comparto las responsabilidades. No puedo olvidarme de las ejecutivas que me acompañan en ambas organizaciones. De todas formas, ocupar cargos de responsabilidad social, significa orquestar una gran banda de música donde todos los instrumentos deben componer una sintonía, esto exige mucha atención y también saber delegar, dejando espacios para que cada uno de los miembros se sienta protagonista de su propio trabajo.

–¿En qué nivel se sitúa la Universidad Popular villanovense con respecto al resto del país?

–La sitúo al lado de todas las Universidades Populares, de las grandes que actúan en las grandes ciudades y municipios, y de las pequeñas que intervienen en poblaciones menores, porque considero que de todas y con todas aprendemos. Cada Universidad Popular, es única, a pesar de ser un mismo proyecto, por la realidad del municipio donde intervienen.

–¿El perfil mayoritario de los usuarios sigue siendo mujer?

–Así lo demuestran nuestras estadísticas de participación, que el perfil es sobre todo femenino. Nuestro empeño está en dar respuesta a las demandas sociales, abordando las necesidades, estando al lado de los colectivos que más lo necesitan y generando satisfacción personal y oportunidades profesionales. Pero como no me gusta caer en la autocomplacencia, diría que nos encantaría llegar más al colectivo juvenil. Juegan un papel importantísimo en la sociedad actual y son los que mejor entienden los cambios que se están produciendo. Que sepan que las UP son lugares donde se les va a escuchar y se va a trabajar para que sus opiniones y visiones además de tenerse en cuenta, se desarrollen.

–¿Qué oferta hay para los jóvenes?

–Ocupan un lugar relevante en nuestras programaciones, en el trabajo por el aprendizaje de competencias genéricas que les dotan de herramientas para construir su propio proyecto de vida, en el acercamiento a las tecnologías, ofreciendo propuestas formativas no regladas que permiten actualizar sus currículum, en el empleo facilitando su contacto con empresas, en la atracción de su talento creando espacios de coworking, etc. Y aprovecho, para hacer un llamamiento al colectivo joven, para que sepan que la Universidad Popular es un lugar donde se les va a escuchar y se va a trabajar para que sus opiniones y visiones además de tenerse en cuenta, se desarrollen.

–Se han incorporado muchas actividades dirigidas en conjunto a la familia, ¿qué aceptación tienen?

–Los resultados están siendo satisfactorios y están alcanzando los objetivos que nos habíamos planteado. Sabemos que las nuevas propuestas requieren de un tiempo para consolidarse y para convertirse en un hábito, pero es una buena propuesta que debemos seguir potenciando.

–¿Qué reto principal se marca en los próximos años, a nivel nacional y a nivel local?

–Seguir haciendo nuestro trabajo con sentido y criterio, avanzando en los nuevos modelos de participación, ofreciendo respuestas y soluciones a esta realidad líquida que estamos viviendo. Mi principal reto, es hacer que las Universidades Populares lideren, acompañadas por los miles de personas que participan, los grandes cambios que necesitamos, contando con la confianza y el apoyo de las instituciones.

–¿Cuáles son las claves para volver a obtener la confianza de todas las UP del país?

–Pienso que la clave es contar con un gran equipo de personas, no solo a nivel profesional, sino comprometidas con el proyecto. Son muchos los frutos que hemos recogido de nuestro trabajo en estos cuatro años, ya que en el aspecto económico hemos mejorado notablemente, hemos fortalecido nuestras alianzas con instituciones y organizaciones y nos hemos posicionado en nuevos escenarios de vanguardia. Y lo hemos hecho en los campos de la cultura, educación, tecnologías, empleo y salud, entre otros. Pero, sobre todo, destaca el aspecto humano que hay detrás de cada UP. Y, a pesar de la pandemia, han sabido sobreponerse y seguir trabajando utilizando este tiempo para reinventarse, para estudiarnos, manteniendo ofertas adaptadas y preparándonos para afrontar el futuro con optimismo.

–¿Cuál ha sido su mayor reto conseguido en estos años?

–Por un lado, el humanismo como principio básico que ensalza el talento de las personas y su valor, y un cambio en la mirada de nuestro trabajo, posicionándonos hacia grandes retos, pensando en grande. Pero también la creación y edición del Libro Blanco de las Universidades Populares, que representa una hoja de ruta desde donde planificar hacia un modelo de inteligencia colectiva, que nos posiciona como un movimiento útil para la sociedad. Y a nivel personal, ser presidenta de un proyecto en el que he crecido profesionalmente y que contribuye a la transformación social de las personas. Es la mejor vitamina que puedo tomar cada mañana.

–¿Cómo compagina la gestión de una UP de Villanueva y el de la Federación?

–Disfrutando de cada instante del día, contando con el apoyo de mi familia y amigos a los que le robo tiempo para trabajar con la intensidad que requiere uno de los proyectos más importante de mi vida. Pero sin lugar a dudas, también, contando con equipos de profesionales que me conocen, me escuchan y con quienes comparto las responsabilidades. No puedo olvidarme de las ejecutivas que me acompañan en ambas organizaciones. De todas formas, ocupar cargos de responsabilidad social, significa orquestar una gran banda de música donde todos los instrumentos deben componer una sintonía, esto exige mucha atención y también saber delegar, dejando espacios para que cada uno de los miembros se sienta protagonista de su propio trabajo.

–¿El perfil mayoritario de los usuarios sigue siendo mujer?

–Nuestras estadísticas indican que el perfil mayoritario es femenino. Nuestro empeño está en dar respuesta a las demandas sociales, abordando las necesidades, estando al lado de los colectivos que más lo necesitan y generando satisfacción personal y oportunidades profesionales. Pero nos encantaría llegar más al colectivo juvenil. Juegan un papel importantísimo en la sociedad actual y son los que mejor entienden los cambios que se están produciendo. Que sepan que las UP son lugares donde se les va a trabajar para que sus visiones se tengan en cuenta y se desarrollen.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios