Los manifestantes han impedido el paso de tractores cargados de fruta. / SOL GÓMEZ

Gran parte de los jornaleros de las Vegas Altas afrontará mañana su segundo día de huelga

Los trabajadores del campo se han concentrado hoy a las puertas de la central hortofrutícola de Zurbarán durante toda la mañana.

Soledad Gómez
SOLEDAD GÓMEZ

Gran parte del campo extremeño se ha paralizado este jueves, para secundar la huelga convada por los sindicatos CCOO y UGT.

Han sido varias las concentraciones en distintos puntos de la región, y en el caso de la comarca de las Vegas Altas ha tenido lugar a entrada de Zurbarán, frente a la central hortofrutícola del municipio.

Un paro en el sector frutícola, fundamentalmente, que ha arrancado alrededor de las 6 de la mañana y ha terminado alrededor de las 15.00 horas, motivado por la demnda de «mejoras salariales, un mejor trato y en definitiva un convenio digno». Estas han sido algunas de las reivindicaciones que los jornaleros han venido haciendo hoy, y que volverán a realizar este viernes y sábado.

Los manifestantes a la entrada de Zurbarán. / S. G.

Al grito de «queremos ser tratados como merecemos» han cortado en varios momentos la carretera que discurre desde Valdivia y hasta Palazuelo, para impedir la entrada y salida de trabajadores de la central, así como el paso de tractores cargados con fruta y camiones que llegaban para recogerla. Muchos de estos conductores han tenido que dar marcha atrás y emprender el camino de vuelta.

Varios de los jornaleros han centrado sus quejas en el hecho de no recibir un salario justo o que vayan a eliminar la parada de 15 minutos que se realiza habitualmente para comerse el bocadillo media mañana.

«Nos están tratando como esclavos y las empresas no ganan sin sus trabajadores», señalaba una de las jornaleras, desplazada desde Gargáligas. «No puede ser que llevamos años trabajando el campo, y ahora quieren que trabajemos más horas, por menos dinero», añadía, al tiempo que insistían en que se cumpla con el convenio y se llegue al salario mínimo, «porque el empresario agrícola va a ganar y los trabajadores van a estar contentos. De ese modo, se rinde más y es más ventajoso para todo».

Otros manifestantes llegados desde Madrigalejo, querían poner de manifiesto que si ellos no trabajan, son miles de kilos de fruta los que se van a caer al suelo, «y va a acabar perdiendo más el productor». Igualmente, hn demandado estar protegidos «y que velen por nosotros en el traslado al puesto de trabajo».

«Si tenemos que dar al empresario un trabajo digno se lo vamos a dar, pero nosotros merecemos que no abusen de nosotros, porque somos personas, y hacemos que ellos ganen dinero», concluía otra trabajadora de Valdivia a las puertas de la central.

El paro ha sido convocado por los sindicatos. / S. G.

Convocantes

Reponsables de UGT y de CCOO en Extremadura que se han desplazado a la zona han subrayado que se trata de la «lucha de los trabajadores» de un sector «esencial» en la región. Según, cifran los sindicatos, son 65.000 trabajadores de la región los que «han parado».

Por otro lado, la organización agraria UPA-UCE ha reafirmado que rechaza «frontalmente» la huelga en el campo iniciada este jueves por los sindicatos UGT y CCOO, a los que ha reclamado que desconvoquen esta protesta, que tiene previsto durar tres días, para continuar con la negociación del convenio del campo.

De esta forma, UPA-UCE se desmarca de la posición que han adoptado los sindicatos y una parte de la patronal, que «ni tan siquiera ha querido sentarse a negociar un convenio del campo digno para Extremadura», ha lamentado la organización en nota de prensa-

En ese sentido, el secretario general de UPA-UCE, Ignacio Huertas, ha considerado que «los sindicatos tienen que tener en cuenta que las consecuencias de una huelga ahora en el campo serán para el conjunto del sector y no solo para los agricultores».

La jornada ha contado con una dispositivo de seguridad. / S. G.

La jornada en Zurbarán ha transcurrido sin incidentes reseñables, en la que ha velado por la seguridad una gran dispositivo policial y de Guardia Civil.

De cara a la jornada de paro convocada, nuevamente, para mañana, se ha instado a los trabajadores del campo a concentrarse por grupos, en otras centrales hortofrutícolas de la zona.